jueves, 18 de mayo de 2017

Estudiar y trabajar, ¿se puede? | UN VIAJE INESPERADO.

¡Muy buenas a todos! ¿Cómo les va? ¿Cómo los trata el frío? ¿Ya comenzaron con los exámenes? En mi caso ya estoy preparando el primer trabajo práctico de mi taller, el primer parcial del año y también, aunque esta semana estoy sin clases, estuve a full entre eventos, trabajos y otras cositas más.
Como ven por el título, hoy toco un tema que es bastante charlado entre los estudiantes y que a ustedes les puede interesar si están estudiando (o van a estudiar) y están considerando comenzar a trabajar. LET'S GO.









ACLARACIÓN IMPORTANTE: las opiniones que les voy a estar compartiendo en este post va a ser desde mi experiencia personal tanto laboral como académicamente. Cada persona vive estas dos experiencias de distinto modo.


Si hay algo que nunca me esperé de este 2017 es que fuera a comenzar a trabajar y a ganar mi propia plata. Pero, la frutilla del postre, es que encontré un trabajo ejerciendo la profesión para la que estoy estudiando: periodismo.
Si pueden ver a la derecha del blog, escribo columnas semanales de interés general que se centran en actividades o historias de mi ciudad. Por suerte, es un trabajo que no es muy demandante y al que puedo adaptar mis horarios, mis tiempos y lo puedo flexibilizar como yo puedo y quiero.
La pregunta eterna de ¿puedo estudiar y trabajar al mismo tiempo? Es SÍ, SE PUEDE.

Principalmente se tiene que encontrar un equilibrio entre los estudios, el trabajo, la vida social y el descanso personal (obvio, sino te morís).
Siempre es necesario tener un sistema de organización y ver, en cada semana, una planificación para poder mantener las lecturas (o las tareas) de la facultad al día, que te alcance para estar desde el inicio hasta el final de las clases y también programar los horarios para poder llegar bien a un parcial o un final.

Además, te tienen que alcanzar los horarios para cumplir los deberes laborales, dependiendo de cuales sean éstos.

Por otra parte, muchos no toman en cuenta las horas de esparcimiento y ocio. Muchos no lo toman como algo fundamental, pero en serio es muy importante. Llega un momento donde podés llegar a colapsar y les juro (por todo lo que es bueno) que un pico de estrés es lo más feo que te puede pasar.

DESVENTAJAS.

  • Una de las mayores es que pierdo tiempo en estar con amigos, familia y, sobretodo, para estudiar y cumplir con mis deberes para todas mis clases. El tiempo que antes utilizaba para el blog o para organizar resúmenes y esas cosas, se me pierde en preparar notas, guiones, entrevistas y otras cosas más. 
  • Hay veces en las que me veo obligada a elegir entre mi trabajo y la facultad y a qué darle la prioridad. En mi caso, suelen ganar mis estudios y cada vez que tengo que renunciar a publicar una nota porque no me dan los tiempos, tengo la suerte de tener dos jefes muy flexibles que entienden que soy aún una estudiante.
  • También, sobran las ocasiones donde los números no me cierran al momento de dividir los horarios entre trabajo y facultad y llega un momento en que no me queda otra que sacar tiempo de mi propio horario personal para trabajar pero tengo la voluntad de intentar ser positiva y pensar que ya va a venir mi momento de descanso.



VENTAJAS.

  • No sólo tengo un trabajo: TENGO 2 y, en ambos como les venía diciendo, incluyen ejercer la profesión de periodismo y, en el lado positivo, encuentro muy interesante el hecho de poder aplicar las cosas que aprendo todos los días (y las que ya aprendí) en un texto periodístico, en un guión para radio, etcétera. 
  • Desde luego, también está la independencia económica de mis padres. Desde luego, todavía vivo con ellos y ellos siguen manteniéndome en ese sentido. Sin embargo, no les puedo explicar lo feliz que me siento de no tener que suponerles una carga extra con gastos nimios como pueden ser para cargar la tarjeta de colectivo, crédito, si necesito algo en específico, si quiero salir a comer con alguna amiga o ir al cine, por ejemplo. Además, tener para los gastos personales sirve mucho por si surge alguna urgencia. Por otra parte, también sirvo como ayuda a la familia, por si mis viejos alguna vez precisan ayuda en algún gasto. Me siento útil aportando a la familia, la verdad.
  • La experiencia. Por desgracia vivimos en una sociedad donde hay gente que pide 10 años de experiencia laboral a jóvenes que tienen 22 años y vos tipo... "CAPO, ME HABLÁS EN SERIO?". El currículum es tu carta de presentación sobre tus capacidades y tus experiencias pasadas y, el estar ante futuras posibilidades laborales de lo que estamos estudiando, es una suerte de la que hay que estar agradecido todos los días.
  • Algo que me brinda, tanto el trabajo en el diario como en la radio, es la posibilidad de conocer gente nueva. En todas mis notas he conocido a personas muy interesantes, muy amables y con una perspectiva del mundo que te hacen pensar que sí hay buenas personas en este mundo. Si hay algo en lo que me concentro (a la hora de escribir principalmente) es encontrar algo que demuestre y sea una evidencia de que el mundo puede cambiarse a base de buenas acciones y que las personas decentes no están extintas. Además, me hago nuevos amigos y aprendo sobre el mundo del periodismo actual por mi misma y formo mis propias perspectivas y eso es muy importante: tener una vista amplia y PROPIA sobre el campo laboral al que me estoy insertando.
  • Autosatisfacción es una de las palabras que más definen mis sensaciones respecto de mis dos trabajos. A ambos disfruto desarrollarlos y me encanta vivir en un mundo de medios y me encanta poder experimentar lo que va a ser mi vida en algunos años. Me llena muchísimo trabajar y hace que el esfuerzo valga la pena. No les puedo explicar lo que es ver tu nombre publicado en papel de diario y que la gente comente que les gusta lo que hacés o que, cuando llaman al programa donde trabajo, la gente ya diga que me reconoce la voz y me felicita por el esfuerzo. Y, como acaban de ver, las ventajas le ganan a las desventajas en gran medida.


En síntesis: SI. Se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo y los primeros trabajos son los que te enseñan a madurar como persona y, en cierta medida, te ayudan a descubrir qué camino te gustaría tomar en un futuro, siendo éste trabajo relacionado o no con tus estudios. Sin embargo, las experiencias que se adquieren sumado con la madurez que brinda y las enseñanzas que aporta, hacen pensar al trabajo de cualquier índole como un logro y como una bendición, no como una carga. 


Bueno... ¡Esto fue todo! Espero que les haya gustado la entrada de hoy y se animen a decirme en los comentarios si trabajan y estudian, si estudian y pensaban trabajar o si ya están trabajando pero alguna vez vivieron la experiencia de trabajar y estudiar. Me encantaría saber sus opiniones y conocer las historias que tienen para contar, no sólo a mi, sino al resto de nosotros :)
Les agradezco por estar una vez más del otro lado con la mejor de las ondas y espero verlos de nuevo muy pronto en un próximo post. 
¡Nos vemos!



4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Este año estaba pensando en comenzar a trabajar, pero la verdad es que la carrera me demanda muchísimo tiempo porque nos dan demasiadas lecturas. Son muy pocos quienes trabajan entre mis compañeros y se nota muchísimo en el desempeño: se ven obligados a cursar menos materias, siempre llegan tarde o se tienen que ir temprano, no les va bien en los exámenes o se ven muy estresados. Me hace sentir algo impotente porque sí, me encantaría trabajar, pero sé que este no es el momento indicado. De todas formas, el cuatrimestre que viene voy a cursar una materia menos así que no descarto la posibilidad de poder hacerlo en un futuro.
    ¡Me encantó tu post!

    Saludos~
    http://diariodeunaestudiantedeletras.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Me re gustó la entrada. La verdad es que este es un tema super interesante y que nos da para rato...particularmente yo estoy buscando laburo pero por ahora no encuentro nada que se adecue a lo que quiero/puedo así que me re alegra que vos tengas la posibilidad de hacer algo que te gusta y se relaciona con lo que estudias, eso es genial; la cagada es que no todos tienen esa posibilidad, muchos terminan agarrando lo primero que pueden encontrar y es un garrón porque no solo tenes que dividir tiempos sino que tenes que hacerlo con algo que no te interesa realmente. Yo por mi parte por ahora busco solo orientado a cosas que me interesen pero va a llegar un punto en el que no me va a quedar otra que ceder :((

    Saludos <3

    ResponderEliminar
  3. Hola Fedra!
    Me ha encantado tu entrada, es genial que hayas podido congeniar tan bien los horarios de trabajo y el estudio, pero sobre todo que puedas trabajar de lo que estas estudiando y como bien decis, sumar experiencia que despues te será de mucha utilidad.
    No muchos tienen esa oportunidad así que vale la pena aprovecharlo. Espero que lo disfrutes y le saques todo el provecho para que valga la pena el esfuerzo!

    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me gustó mucho la entrada. Es algo que la mayoría experimentamos en algún momento, al menos el plantearnos la pregunta.
    También estudié periodismo y luego hice una licenciatura. Cursé en un lugar en el que estábamos continuamente en movimiento. No me llenaban de fotocopias, sino que hacíamos notas, salíamos a la calle a entrevistar, armábamos programas de radio, etc. La experiencia fue genial, me sirvió muchísimo.
    Así y todo, al mismo tiempo, escribía para una página. Al principio me volvía un poco loca, pero después empecé a disfrutarlo, porque podía poner en práctica todo lo que aprendía.
    Creo que también tiene que ver el hecho de que, si bien tenía que salir, la mayor parte la hacía desde casa. No tenía que ir a una oficina o algo así. Por lo tanto, me facilitaba estudiar y trabajar al mismo tiempo.
    Mucha suerte con el estudio y el trabajo!
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...