UN VIAJE INESPERADO | A MITAD DE CAMINO.



¡¡Muy buen domingo para todos!! ¿Cómo andan? ¿Cómo los trata el calor? Acá en Entre Ríos hace un calor tremendo pero al menos lo combato con siestas, tererés y duchas frías, pero en fin... llegó un momento del año donde me gustaría resumir en cierto modo fue el segundo año de esta odisea universitaria que (no puedo creer) está a la mitad de camino. Así que, sin más dilaciones, vamos a comenzar.

***

Este año académico comenzó con un error que me hizo abrir mucho los ojos respecto de cómo elijo vivir la misma experiencia universitaria, qué caminos quiero tomar y qué caminos no quiero tomar tanto como profesional como persona. Paso a explicar:

En mi carrera, tenemos 4 especializaciones opcionales: Audio, Gráfica, Imagen y Redacción. Después de haber rendido mi última materia de 1° año (por cuarta vez) que fue la misma Redacción I, estaba muy en duda si especializarme en eso. Además, había escuchado muchas experiencias no gratas de ex-alumnos y mismos alumnos que estaban cursando actualmente la especialización.

Duré sólo un mes en la especialización... simplemente no pude. La sensación era de competitividad constante, nos hacía competir entre nosotros como compañeros y había un constante sentimiento de estar bajo presión que no era nada agradable. Además, el profesor tenía muchas actitudes despectivas especialmente por el lugar de procedencia y no te aceptaba trabajos que a él no le gustasen por distintos motivos. Por otra parte, la cátedra se encuentra muy desactualizada en cuestión de contenidos, simplemente dan crónicas y noticias policiales y todas tienen los mismos factores comunes, pero siempre hay algo que al mismo profesor no le va a gustar. El sistema de clases también es muy arcaico, como si estuviéramos en 1950. Me di cuenta que me gusta escribir, que me encanta, que lo disfruto y que me libera... pero que no considero enriquecedor bajo ningún concepto escribir para este profesor.

Estaba bastante miedosa de dejar la materia porque no quería perder un año entero (todos los talleres de especialización son anuales), hasta que me crucé con Bruno, mi compañero de clases de inglés. Un día, él me vio bastante bajoneada por esta situación y me dijo "yo voy al taller de Gráfica... ¿por qué no te venís conmigo a la clase a ver si te gusta?" me contó un poco de las cosas que hacían en el taller y de que no pasaba nada si empezaba un mes tarde, que la cátedra era muy comprensiva y solía tener en cuenta casos como el mío.

Me adentré muchísimo en el mundillo del diseño gráfico, el diseño web, el diseño de portadas, de personajes... disfrutaba mucho que me dieran libertad para trabajar y que me disciplinaran, pero que me dejaran poner un sello a cada trabajo. Al principio, cuando comenté a mis padres el cambio de materia, no estaban muy convencidos pero ellos mismos me habían visto pasarla verdaderamente mal a la hora de estudiar o hacer trabajos prácticos para Redacción. Pero fueron incluso interesándose por lo que iba haciendo en el taller y pudieron ver que el diseño requiere de un proceso arduo de pensamiento, de hacer, de rehacer, de corregir, de buscar y de inspirarse mucho.

A pesar de que me incorporé última, me sentí re bienvenida por la gente de la cátedra y mis compañeros me integraron y se formó un lindo grupo. En la muestra de fin de año, fue lindo que la gente que quiero se acercara a ver mi trabajo, que me feliciten e incluso que me digan mis propios compañeros "me alegra que en gráfica te hayas encontrado, te vemos más contenta acá". (de hecho, algunas de las imágenes que les dejo son de algunos de mis trabajos prácticos).


Este segundo año me sirvió también para darme cuenta de cómo otras disciplinas (como la semiótica o la psicología) colaboran para entender y desarrollar un mejor manejo de la comunicación, lo importante es que te abran la cabeza con una buena base teórica para comprender el mundo de las subjetividades. Por otro lado, me hizo dar cuenta de lo importante que es la base práctica para un comunicador y, ya me pasé un largo tiempo pensándomelo, decidí de momento hacer hasta la Tecnicatura en Comunicación Social (cuyo tercer y último año voy a estar cursando el año que viene) y después pasar a hacer 3 años de periodismo, en un instituto que ya escuché mil recomendaciones que tiene una base práctica más fuerte y que (por suerte) podría terminar más rápido ya que me homologarían la mayor parte de materias teóricas que cursé (y voy a cursar) en mi universidad actual. 

En el lado de los estudios fue un año complicado, fue un desafío que pude superar con muy buenos resultados. Superé incluso expectativas propias y hace dar cuenta que todos los sacrificios valen la pena cuando está la pasión por lo que uno hace de por medio. Lo que me queda pendiente para el año próximo (y que ya podría ir anotando en los propósitos del 2018) es manejar mi ansiedad, que este año me jugó en contra como nunca antes y me hizo terminar en urgencias 3 veces por picos de estrés y fue impresionante cómo eso afectó a mi estado de salud que por suerte ya me estoy cuidando más y recuperando esa vitalidad que un poco me quitó tanto estrés.

Además, como ya estoy en cierto modo ejerciendo el periodismo al hacer de prensa, radio y ahora en la sección de edición de una revista cultural, voy sumando experiencias al currículum que espero poder seguir agrandando, además de que los trabajos que voy teniendo me permitieron conocer gente muy copada, muy linda con la que disfruto trabajar y pasar el tiempo no sólo en lo laboral. Estoy colaborando en radio Vorterix y LT14 ambos lugares compuestos por grupos humanos tremendos y que me dan oportunidades impresionantes

Estoy muy contenta con este segundo año, fue interiorizarme en el campo de la comunicación para entenderla, para poder practicarla e incluso para analizar más de una vez todo a mi alrededor (les juro por Dios, que ando analizando hasta recetas de cocina) y gracias al cielo ya tengo la mitad de segundo en la bolsa, me falta la segunda mitad por rendir, pero ya tengo la tranquilidad de poder cursar tercero.


***

Pero bueno... ¡Esto fue todo! Espero que no les haya aburrido este descargo tremendo que les acabo de hacer (igual si les soy honesta, no puedo creer la cantidad de cosas que hice en un año). Quiero que sepan que todo se puede, que no se llega a cualquier lado sin ir y atravesar un camino. Ninguna carrera es fácil pero vale la pena cuando es lo que queremos hacer en el futuro.
Muchas gracias por estar un día más del otro lado y nos estamos viendo muy pronto en otro post. 



Share:

4 comentarios

  1. Hola, Fedra! Qué bueno que pudiste cambiar de materia. Es muy feo cuando te toca un profesor malo. Capaz que la materia era buena, pero sufriste un montón. A mí tampoco me gustan los ambientes competitivos, me gusta más cuando me dan libertad. Yo por suerte rendí la última materia del traductorado en marzo del 2016, así que ya me libré del sufrimiento de los parciales y los exámenes. Comprendo tu problema de estrés, a mí también me pasaba cuando estudiaba y ahora que trabajo como traductora igual me estreso. Tengo trastorno de ansiedad generalizada y no es fácil manejar la ansiedad. Yo trato de buscar actividades que me relajan: hacer meditación, pintar libros de arteterapia, leer, escribir cuentos, escribir en el blog...
    Vengo desde la Comunidad Blogger Argentina y te invito a que te pases por mi blog: hay 2 sorteos internacionales abiertos.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! me alegra muchísimo que hayas podido cambiar de especialización cuando lo necesitabas, se nota que fue un año movitido, el año que viene voy a terminar la secundaria y tengo el mismo problema que todos: no se qué hacer con mi vida y no creo estar preparada para dar el salto, espero que con el tiempo todo se aclare.
    Sería interesante que compartieras más de tus trabajos en el blog.
    Saludos y mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Fedra.
    Si que has tenido un año agitado.
    Me alegro que de sortearas cada obstaculo, y no bajaras los brazos y espero sigas asi. El estres es algo complicado y lo mejor es buscar un equilibrio para poder sentirse bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, no me aburrí para nada. Todo lo contrario, lo contaste todo de una forma muy fluída e interesante. Que bueno que hayas cambiado de especialización, yo soy una persona que tiene mucho miedo a equivocarse, por eso siempre me digo a mí misma (y a todo el mundo) que equivocarse está bien, hay que darse cuenta y aprender de los errores, que también son experiencias ganadas.

    Que bueno que ya estés trabajando, eso es muy copado.
    Te deseo mucho éxitos para este 2018 :D Saludos.

    ResponderEliminar