GUÍA DE PERFORACIONES PARA PERSONAS SENSIBLES

¡¡Muy buenas a todos!! ¿Cómo les va? ¿Qué andan haciendo? ¿Cómo los va tratando la Semana Santa? Yo estaba en mi casa, haciéndome bien la boluda con la facultad cuando se me ocurrió otra excusa para no tocar las carpetas en este finde XXL: vamos a escribir un post que hoy... va de las perforaciones. LET'S GO.



ATENCIÓN:

Esto lo cuento desde mi experiencia personal, teniendo en cuenta que soy muy impresionable y también bastante sensible. Cabe aclarar que soy mayor de edad, por lo tanto soy dueña de mis propias decisiones y no tengo que pedir permiso para mis padres (sin embargo, al menos dejo avisado qué voy a hacerme ya que sigo viviendo bajo su techo).



Creo que la respuesta típica debería ser "mi primera perforación fueron mis perforaciones de nacimiento en la oreja" pero la verdad es que, en mi caso, no fue así. No me hice mi primera perforación de aritos en la oreja sino hasta los 17 años como unas dos semanas antes de mi graduación del secundario.

Como siempre: cáguense de risa. Mi papá es una persona muy pero que muy cagona en el sentido de que tenía miedo de que se me infectara la oreja y terminara como Van Gogh, yo qué sé. Así que decidió que ninguna de sus hijas iba a perforarse las orejas de chiquita (mis hermanas y yo). Mis hermanas se los hicieron como a los 18-19 por cuenta propia y por eso (cuando vi que ellas no tuvieron mayores complicaciones) me los quise hacer yo.

A los 17 quería porque dije "quiero tenerlos" y ya está. Se me hacían accesorios elegantes, muy bonitos e hinché bastante a mi vieja para que llamara a una amiga suya que es enfermera para que me los hiciera. Unos días después de haber cumplido 20 me agarró el "venazo de la rebeldía" (llamémoslo así) y mandé un mensaje a mi amiga Michelle para preguntarle si ella le molestaba hacerme otra perforación en mi oreja derecha (cabe aclarar que ella tiene todos los conocimientos para hacerlo y, además, es alguien en quien confío muchísimo) y al mes le dije "HACEME OTROS DOS ARITOS EN LA OREJA IZQUIERDA POR FAVOR TE PIDO" y a los días también vino a casa y me los hizo a mi y también a otra amiga nuestra #NochesDePerforaciones.



1- No te hagas más de un arito en distintas orejas. En el momento la perforación puede no llegar a doler pero después si y, por lo menos en la primera noche, no podés dormir del lado donde te hiciste el arito. Si querés dos aritos en las dos orejas, hacete uno un día y otro en otro momento. Lo mismo si te hacés una perforación en la nariz o el labio.

2- Sacate la escena de "Juego de Gemelas" de la cabeza. Uno de los principales motivos por los cuales no me quería perforar las orejas era por esa maldita escena de la perforación. Pero, la única cosa sabia que dice Lindsay Lohan en ese momento es: "no es para tanto". Créanme. Lo dice la chica cuya lápida va a decir "murió de exagerada". Pero les dejo el frargmento de la escena para los que vivan en un frasco de mayonesa vencido y también para que se rían un rato.



3- Sacate todas las dudas. No vayas a los videos de YouTube de "me hago un piercing y sale mal" o "cómo hacer un piercing en casa", mucho menos si sos una persona sensible, impresionable ante las agujas o la sangre o que sea bastante asustadiza. Te recomiendo que te informes sobre distintas casas de perforaciones/tatuajes guiándote por la experiencia de conocidos tuyos de muchísima confianza para poder ir más tranquilo. Sino, podés pedirle a algún amigo que tenga experiencia (mucha) en este tema y cerciorate que te lo haga quien te lo haga, se tome los recaudos y cuidados necesarios para evitar una infección.

4- Si vas a perforarte los lóbulos de las orejas con algún amigo, te recomiendo que sean abridores de preferencia de acero quirúrgico, para evitar cualquier alergia. Si no tenés abridores de este tipo, no hay problema, simplemente hay que desinfectarlos muy bien con alcohol antes de perforar, así como desinfectar previamente la zona a perforar. La diferencia es que los abridores tienen una punta más fina similar a una aguja (haciendo más fácil la perforación de la oreja) mientras que los comunes tienen una punta plana. No es imposible realizar estas perforaciones con estos aros, pero requieren de un mayor esfuerzo y también duelen un poquitito más.



Aritos comunes 

Abridores 

5- Afuera la modorra. Esto es para cuando ya te perforaste la zona que sea, por el amor de todo lo bueno en este planeta DESINFECTALO TODOS LOS DÍAS. Para que se cure rápido, para que todo salga bien y para que no tengas efectos no deseados. Con un algodoncito y un poco de alcohol etílico retirate el pendiente de la zona, pasá el algodón con un poco de alcohol tanto por: la perforación y el pendiente/arito/lo que sea.

Mini-tip extra: si tenés un tiempo, dejate la zona sin el pendiente unos 15 minutos simplemente para que tome aire y respire. Pude comprobar que eso le hace bastante bien y como que te relaja la zona a la hora de limpiarla y desinfectarla bien. En mi caso (como tengo casi todo el día ocupado) suelo desinfectar los aritos antes de bañarme y después

6- Si sospechás que la zona está infectada por el motivo que fuera, no busques en google: volvé al lugar donde te hiciste el piercing o que te revise el amigo que te hizo la perforación para que lo determine y de ahí ver qué vas a hacer. No llames ni escribas o pases foto porque no es lo mismo eso que verlo en persona. Y, fundamental, no entres en pánico.

7- No vayas a hacértelo solo. A veces se hace más ameno vivir esta clase de cosas con un amigo o amiga que te haga el aguante, serán 30 minutos máximo los de sufrimiento (entre que esperás a que te atiendan, te desinfecten el lugar a perforar, la perforación, las recomendaciones, etcétera) y después pueden irse a tomar algo por ahí o ir a la plaza por unos mates.




Creo que esta es una cuestión relativa y depende de a quién le preguntes. En mi caso es un rotundo sí. Esto es algo que nunca pude hacer siendo menor de edad porque mis padres no me lo permitían y los respeté, pero ahora soy mayor de edad y ahora son ellos los que deberían respetar mis decisiones. Pero creo que si ustedes lo hablan con sus respectivos padres, ellos también fueron jóvenes y a lo mejor lo entienden y les dan ese permiso. Sino, esperen a ser mayores y evítense un sermón de sus viejos.



De momento, creo que no. De todas formas, estoy muy contenta con mis cinco aritos, la verdad. Tal vez este venazo ya se me haya pasado, pero quién sabe lo que puede traer el futuro y qué venazos me agarran en el futuro.


***

Pero bueno... ¡Esto fue todo! Espero que les haya gustado este post, que les haya servido, que al menos se hayan reído y la hayan pasado tan bien como yo al escribirles a ustedes. Me gustaría que me dijeran en los comentarios si tienen perforaciones, cómo han sido sus experiencias y también si tienen algún consejo que yo no compartí para traer más información que pueda ser útil. Muchas gracias por estar del otro lado y nos estamos viendo próximamente.







Share:

6 comentarios

  1. Yo tuve los de nacimiento, y después me hice dos más de cada lado pero cometí el error ese que mencionás y los hice al mismo tiempo. Tuve que quitarme un par y el tercero se me cerró de ambos lados. Lo reabrí un par de años después.

    No me atrevería a hacerme perforaciones en otro lado que no fuera mi oreja, pero me encanta cómo se ven los tres aritos alineados. Uso esos que mostras de bolita plateada en escala de tamaños, de uno chiquito a uno más grande.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fedra!
    Odio los aritos (? tengo las perforaciones desde que nací pero si hay algo que me molesta son los accesorios en general. No me gusta tener nada puesto porque como soy medio salvaje siempre me termino lastimando.
    Excelente post <3
    ¡beso y gracias por la entrada!

    ResponderEliminar
  3. Hola , muy buenos consejos , me gustaría tener de nuevo las orejas perforadas ,que por un descuido se curo y cerro , e como soy muy quejosa con el dolor no me los volví hacer hasta el dia de hoy , besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Fedra. Personalmente no me gustan ese tipo de perforaciones. Tengo las "comunes" en mis orejas, pero no soy fan de usar muchos accesorios de ese estilo.
    De todas formas gracias por los tips

    ResponderEliminar
  5. Nunca me hice perforaciones. Nunca me hicieron las de las orejas cuando era chiquita y de a momentos quiero, de a momentos no. Creo que gran parte de ese no es, precisamente, gracias al trauma que me dejó la escena de Juego de gemelas xD Aunque algo que sí le agradezco a esa parte de la peli es la mención de las oreos con la mantequilla de maní, ohhh sí.

    ResponderEliminar
  6. Hola Fedra! Nunca me hice una perforación y dudo que en algún momento de mi vida me haga una jajaja. Igual, muy buen post, muy completo. Saludos!

    ResponderEliminar