En casa de mi abuela

Algo que disfruto hacer cuando dispongo de unos cuantos días de vacaciones es visitar la casa de mi abuela. Todos tenemos nuestro lugar en el mundo donde somos felices, estamos tranquilos y encontramos la paz que es tan difícil de hallar cuando estamos tan concentrados en nuestras obligaciones de cualquier índole. En realidad, ella no vive lejos de mi, por lo que la veo muy seguido. Sin embargo, su casa, su barrio y todo ese entorno me transmite tanta tranquilidad. Les he comentado varias veces tanto en redes sociales como por este medio de cuando me paso un par de días y recordé un video de hace algún tiempo de Sebas G. Mouret contando cómo es estar en casa de sus abuelos. Bueno, hoy queria presentarles mi versión de cómo es un día en la casa de mi abuela. 







Suelo levantarme temprano, entre las 8 y las 9 de la mañana y, como duermo en una habitación sin persianas con cortinas solamente, me despierto con la luz natural del sol. Nunca sé si es porque ese lugar me transmite tanta felicidad o es que en mi casa no puedo despertarme de un modo tan relajante, que siempre me levanto sonriendo. Además, otro detalle importante, no se escucha nada: absoluto silencio que se aprecia un montón.

Al igual que todos, lo primero que hago es agarrar el teléfono, para revisar si me llegó algún mensaje, algún mail y miro las redes sociales, más que nada para informarme... lo de siempre. Pero hacer fiaca con tanto silencio, sin que nadie te moleste, es una de las 7 maravillas del mundo.

Sé cuándo es el momento ideal para levantarme: el olor a las tostadas de mi abuela. Ahí es cuando se me despierta el cuerpo y llega la hora de sentarse sobre la cama, estirar, bostezar, abrir bien los ojos, bostezar de nuevo, calzarse las pantuflas y abrir las cortinas para que la pieza se ilumine (y no tropezarme con nada, para qué vamos a mentir).

Hago lo primero que hacemos todos, que es pasar por el baño a lavarme los dientes y me cepillo el pelo. También me paso un exfoliante para sacar cualquier impureza de la noche y también jabón facial para refrescar el rostro. Por último, cremita hidratante para no tener la cara reseca y cruzo el pasillo y entro a la cocina.

Como de costumbres, las perritas de la casa corren a saludarme: Kira y Nina que todavía siguen medio dormidas también. Desde luego, saludo a mi abuelita que ya tiene media tonelada de tostadas hechas y también a mi prima Luci que se toma unos mates con tostadas y mermelada. En mi caso, necesito activarme por dentro y sí: necesito un buen café con leche. Suelo sentarme con ellas a desayunar, miramos las noticias o lo que haya en la tele, hablamos entre nosotras y también hablo con mi mamá, que ya me llama para decirme buen día.

Después del desayuno, entre las tres limpiamos la cocina y también volvemos a los cuartos para abrir las ventanas para ventilar un poco, hacemos las camas y ya nos ponemos la ropa de día (si, desayunamos en pijama... no sé, es una costumbre que tenemos en la casa de mi abuela). Después voy a la parte de adelante de la casa, abro la persiana y me pongo a trabajar. En este caso, me dediqué a terminar un resumen para la universidad y hacer un guión para el trabajo, sin embargo la tarea varía dependiendo del día. Comparto la sala con mi prima Lucía que también estudia conmigo y escuchamos música y nos cebamos unos mates con café mientras tanto.

Aunque me esté tomando un par de días, ya es hora de cambiarme porque tengo que ir al trabajo. SI, AL TRABAJO. Me cambio y me pongo la mascarilla de arcilla verde de L'oreal porque es buenísimo el control sobre el brillo de mi piel y sé que lo voy a necesitar, sabiendo la tarde que me espera.

Cuando me saco la mascarilla y me pongo cremita para la cara, ya comienzo a preparar la mochila porque tengo que irme y bien termine de almorzar. Para lo que es el maquillaje intento mantenerlo minimalista, natural y que aguante: esas son mis tres claves para un maquillaje diario. Utilizo estos productos:


  • Pre-base: Infallible Mattifying Primer (L'OREAL).
  • Pre-corrector verde: Casero (Sirve para neutralizar las rojeces causadas por el acné en la piel).
  • Base: Pure Makeup (MAYBELLINE NEW YORK tono 115/Crema Claro).
  • Corrector: Instant Age Rewing (MAYBELLINE NEW YORK tono 20P101/Fair Clair).
  • Polvos de sellar: Stay Matte (RIMMEL LONDON tono 006b/Warm Beige).
  • Rubor: Rubor Compacto Mate (KATALIA tono 17).
  • Pestañas: Rizador (Todo Moda) y Máscara para pestañas con minerales ultra definición (KATALIA tono Negro)
  • Ojos: Paleta Glam Factor; tono 2 para párpado movil- tono 6 para dar profundidad a la parte externa del ojo- tono 1 para iluminar la parte interna del arco- tono 4 para iluminar el arco de la ceja.

  • Delineador: New Kohol (JACTAN'S tono Negro).

Sé que les puede parecer un montón de cosas, pero les juro que no me pongo nada de cada cosas y en menos de 10 minutos ya estoy lista para salir, que simplemente me aplico perfume y bálsamo labial. 

En realidad, voy caminando hasta el trabajo porque la casa de mi abuela está estratégicamente ubicada en una zona cercana al centro de mi ciudad y se puede ir y volver sin necesariamente tomar colectivo o remís o auto. Es una gran comodidad y, al irme en horas de la siesta, puedo caminar tranquilamente escuchando música y disfrutando de la paz de la ciudad. 

Ya en el trabajo hago todo lo que me corresponde: repaso las noticias, cubro mis artículos, tomo mate o té o café (dependiendo de mis ganas) y también recibo a los invitados del programa cuando hay. Ese día, particularmente, vinieron dos personas desde Santa Fe para hablarnos de un antiguo escritor y dramaturgo italiano. 

A la hora de irme, en realidad, no voy directo a casa de mi abuela, sino que quedé con mis dos mejores amigos, Esteban y Martina, para tomar algo en un café y pasamos la tarde riendo, charlando y poniéndonos al día. Para bajar la comida, ya decidimos caminar desde el centro hasta la casa de mi abuela donde las perritas lo jodieron a Esteban para que jugaran con él. Después de tomar unos mates, me despido de ellos, me saco el maquillaje y me lavo la cara... fue un largo día. Ya llega la hora de cenar, de desmaquillarme, lavarme la cara y los dientes, ponerse el pijama e ir a la cama. Dependiendo del día, a veces veo una película en Netflix con mi prima Luci, charlamos un rato largo las dos o simplemente leo un libro. Pero, cuando ya no puedo tener los ojos abiertos, pongo a cargar el celular, apago la luz y duermo para despertar al día siguiente en otro día en la casa de mi abuela. 


-------------------------------------------

Pero bueno... ¡Esto fue todo! Espero que les haya gustado este post un poco diferente pero que les haya gustado y les haya entretenido por lo menos. Me gustaría que me dijeran en los comentarios cuál es su rutina en vacaciones, qué suelen hacer, si trabajan o estudian... ¡Lo que más quieran!
Nuevamente, les agradezco por estar del otro lado de la pantalla un día más y espero poder verlos muy pronto en un nuevo post. 


Comentarios

  1. ¡Hola!
    A pesar de que yo no tengo una muy buena relación con mis abuelos, pude imaginarme completamente cada cosa que dijiste y sentí toda la paz del universo. Siempre hay un lugar donde estamos tranquilos, sin que nadie nos moleste, y es hermoso que puedas explicarlo todo con muchos detalles y de una forma tan preciosa.
    Me encanto <3
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Ay, qué belleza de post.
    Yo no tengo relación con mis abuelos, pero al igual que Val, pude imaginarme cada cosa que dijiste.
    Te comenzamos a seguir, tienes un blog precioso y me encanta la manera en la que te expresas. ¡Saludos y espero que disfrutes del fin de semana!💖

    ResponderEliminar
  3. Hola! Buen post, solo coincidimos en la parte de comida jajaja, en cuanto a mi rutina de vacaciones no hay mucho que decir, me convierto en Garfield, Como y duermo jaja, ademas de leer todo lo que pueda, saludos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me encantó la entrada :D
    Me transmitieron mucha paz tus palabras, pude imaginarme con detalle todo lo que nos contabas.
    A pesar de no tener a mis abuelos, muchas veces me he quedado en casa de mis tíos (viven alejados de la ciudad) y es una tranquilidad hermosa <3
    ¡Saludos y que tengas un hermoso día!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me encanto tu entrada, que tendrán las casas de nuestros abuelos que siempre nos relajan y pasamos buenos momentos? Me pareció muy muy lindo todo lo que contaste y como lo contaste!
    Mis dos semanitas de vacaciones del secundario me las pase leyendo en casa, con How I met you mother y saliendo con amigos. Y aunque vi a mi abuela varios días, me hubiera gustado pasar alguna noche en su casa. Siempre que voy preparamos juntas o compramos algo rico para merendar y a la noche un peli.
    Un beso! Me encanto!

    pd: no se por que, pero no seguia al blog, asi que ya me quedo como seguidora.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Fedra! Me encantó tu relato, pude identificarme en muchos aspectos, disfruto mucho de las pequeñas cosas cuando voy a visitar a mi abuela, y saber que vos también lo haces me alegra mucho.
    Me encantaría leer más de esta clase de enradas.
    Un beso <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario